Que 30 años no es nada…

La Gran Vía de Madrid vacía durante la huelga general del 14-D es una de los iconos de la jornada

Fotografía: El País. La Gran Vía de Madrid vacía durante la huelga general del 14-D.

Hoy se cumplen 30 años de la histórica huelga general del 14 de diciembre de 1988, que paralizó todo el país de norte a sur y de este a oeste. Convocada por los sindicatos UGT y CCOO, se dirigió contra el gobierno socialista de Felipe González, demostrando que las conquistas sociales son fruto de la organización colectiva y la lucha social incansable.

Se trató de la huelga general que mayor seguimiento ha tenido en nuestra historia, al menos desde 1934, un éxito sindical que no se ha vuelto a repetir. Fue secundada por ocho millones de trabajadores, nada menos que el 90% de los convocados. Esta masiva repercusión inspiró la frase de quien por entonces era secretario de Organización de CCOO, el ya fallecido Chema de la Parra, y citada recurrentemente cuando se habla del 14-D: «Hemos parado hasta los relojes».

En Podemos recibimos 30 años después el espíritu de aquella legendaria huelga y lo insertamos dentro de nuestra cultura política. Este espíritu lo vemos plasmado en 2018 en nuestra batalla por la conquista de los 900 euros de SMI, y en reivindicaciones exitosas, como la victoria de los trabajadores de la empresa Coca Cola sobre su directiva, al obtener un acuerdo satisfactorio tras años de luchas y acciones ejemplares, y la del colectivo de jubilados, que gracias a sus incansables movilizaciones han obtenido algunas de las mejoras que demandaban.

La enseñanza que nos dejan estos hitos de nuestra reciente historia sindicalista y democrática es que no debemos dejarnos vencer por la desidia, la apatía o el desánimo.

Desde Podemos Tres Cantos continuaremos acompañando a todos los colectivos y movimientos ciudadanos en todas las movilizaciones y reivindicaciones cuyo objetivo sea la mejora de las condiciones sociales y económicas de nuestro país, tal y como aquella histórica huelga de hace 30 años perseguía y consideramos que consiguió, aunque sólo fuera en parte.