¡RESISTIRÉ!: 50 años de Educación Pública de calidad.

Ayer se celebró la Gala de Clausura de los actos del 50 aniversario del Complejo Educativo Ciudad Escolar.

Se encuentra ubicado a muy poca distancia de Tres Cantos, en el Monte de Valdelatas, en un paraje incomparable que invita al estudio y el progreso personal.  Agrupa varias entidades independientes, las más conocidas, la residencia de estudiantes el IES Hotel Escuela y el IES Ciudad Escolar, donde miles de tricantinos y tricantinas se han formado en estos años para el ejercicio de una profesión.

Muchos años han pasado desde aquel 1968 en el que el complejo se inició como centro meramente asistencial, regentado por la Sección Femenina y creado por traslado de otros dos colegios que amenazaban ruina.  Después de un largo e inexorable camino ha llegado a la formación democrática y puntera  que  ofrece en la actualidad que, como la de cualquier centro público, es  también laica e inclusiva.

El acto fue entrañable y familiar, aunque en la Ciudad Escolar, a lo largo de estos 50 años nos hemos convertido en una muy gran familia.  Fue el colofón a una nutrida serie de actividades previas en las que cada uno aportó su granito de arena.  Se inició con el descubrimiento del monolito y la placa, seguido de la apertura de una cápsula del tiempo.  A continuación, los compañeros del grupo de teatro del IES Ciudad Escolar nos divirtieron con una excelente demostración de improvisación teatral, se proyectaron algunos vídeos y la Camareta Infantil de la Fundación BBVA Orcam nos deleitó con su buen hacer en un estupendo concierto musical.

Por supuesto, al acto acudieron las más relevantes figuras de la educación madrileña  quienes recogieron las medallas ameritadas por los profesionales que día a día nos dejamos la piel por hacer bien nuestro trabajo pese a los recortes, los desprecios y las asfixias a las que nos viene sometiendo la Administración en estos últimos  tiempos.

Junto al regusto nostálgico (ya son muchos años trabajando allí)  me queda la esperanza de que la Educación Pública aún resiste, la tranquilidad de que lo estamos haciendo bien aunque no nos lo pongan fácil y la complacencia en que nuestros alumnos,  con sus trayectorias,  palabras, menciones y en definitiva con su ser nos reconocen el trabajo bien hecho.

¡A por otros 50!  ¡El Saber nos une!

Ana Sayalero.  Diciembre de 2018.