Tres Cantos, ¿Ciudad de la Ilusión?

Fotografía de Europa Press

Las últimas campañas navideñas han sido denominadas por nuestro Ayuntamiento con el poco humilde eslógan de «Tres Cantos, Ciudad de la Ilusión». Frase cuyo uso nos parece demasiado pretencioso este año, en que casi 1000 familias van a verse obligadas a pasar las navidades fuera del municipio donde depositaron toda su ilusión de construir un futuro esperanzador y disfrutar de una vida tranquila, bajo la promesa de que sus viviendas tendrían un precio justo.

Ilusión no es en estos días el estado de ánimo de nuestra vecina Kautar y de sus dos hijos, menores de edad, sobre los que sobrevuela la amenaza de un desahucio inminente del piso del IVIMA que mantienen ocupado mientras no se les posibilite su traslado a otra vivienda cuyos gastos puedan costear.

Ilusión no es la mejor palabra que define en estos tiempos a las mujeres que viven atemorizadas, y en algunos casos incluso aterrorizadas, sometidas a maltrato físico o psicológico por parte de sus parejas.

Ilusión no es lo que precisamente sentimos las mujeres en general, cuando percibimos que debemos vertebrar nuestras vidas y nuestras acciones diarias en torno al eje que supone la amenaza de ser perseguidas, acosadas, manoseadas, violadas, agredidas, incluso asesinadas: que tenemos que elegir nuestro vestuario, nuestras horas de salida, nuestros acompañantes, nuestras actividades y aficiones teniendo siempre en mente la posibilidad, por muy remota que a simple vista parezca, de que podemos estar en peligro, ya que nos acecha siempre la desgracia en forma de hombre maltratador, violador o asesino.

Es una verdadera lástima que tengamos que temer y pensar igual que nuestras abuelas y madres y recibir de ellas los mismos consejos que a su vez ellas obtuvieron hace décadas de sus madres y abuelas.

No obstante, desde Podemos Tres Cantos queremos y debemos pensar que que esta situación puede cambiar, que con un poco de esfuerzo de todas y todos el futuro puede convertirse en alentador y las nubes negras despejarse.

Ahora que un nuevo año está a punto de nacer, mantengamos la ilusión de que otro mundo es posible y hagamos realidad el lema de «Tres Cantos, Ciudad de la Ilusión», haciendo desaparecer el interrogante de nuestro titular. Y ojalá esta frase defina nuestro municipio durante todo el 2019, y no solamente en Navidad, porque estamos seguros de que ¡SÍ, SE PUEDE!