El día de los Inocentes, 2000 años después

Quizás muchas personas desconocen que el origen del día de los Santos Inocentes, que conmemoramos cada 28 de diciembre en algunos países (en otros se celebra en diferentes fechas) es la Matanza de los Inocentes, un episodio relatado en el Nuevo Testamento que relata cómo el rey de Judea Herodes I el Grande habría sido engañado por los Magos de Oriente, que habían prometido desvelarle el lugar exacto del nacimiento del que había sido anunciado como rey de los judíos, al que Herodes pretendía eliminar por considerarlo una amenaza para su reinado. El Rey, al darse cuenta de que había sido burlado por los Magos, enfureció y ordenó matar a todos los niños menores de dos años de la ciudad de Belén y alrededores, para asegurarse de que su posible usurpador no sobreviviría. Desde entonces, Herodes es el arquetipo de los tiranos sanguinarios, que no dudan en cometer crímenes, incluso el asesinato múltiple de víctimas indefensas, por miedo a perder el poder.

Más de 2000 años después, desafortunadamente seguimos sufriendo el reinado de muchos Herodes en nuestro mundo. El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha enviado hoy un comunicado sobre la situación de las violaciones de los derechos de la infancia, que según sus informes han persistido y aumentado en el año 2018.

Estas son algunos de las escalofriantes cifras relativas al año 2018 denunciadas por UNICEF: cerca de 5000 niños asesinados o mutilados en Afganistán, 4,2 millones en riesgo de sufrir desnutrición aguda grave en República Democrática del Congo, 1.800 menores reclutados en Somalia, 870 asesinados en Siria, 1427 muertos o mutilados en ataques en Yemen…

Fotografía cortesía de Unicef

Más de 2000 años después de la sanguinaria carnicería de Belén se siguen produciendo atroces matanzas de inocentes: millones de niños que viven en zonas del planeta en guerra han sido objetivo directo de ataques, han sido utilizados como escudos humanos, han sido asesinados, mutilados, heridos o reclutados para combatir. Otras formas de prácticas crueles, como violaciones, el matrimonio forzoso y el secuestro se han convertido en tácticas habituales en los conflictos en países como Siria, Yemen, República Democrática del Congo, Nigeria, Sudán del Sur o Myanmar.

UNICEF, que recuerda que en 2019 se cumplirá el 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, insiste en que «se necesita hacer mucho más para evitar las guerras y para detener los numerosos y desastrosos conflictos armados que están devastando las vidas de los niños» y hace un llamamiento a todas las partes en conflicto para que cumplan el Derecho Internacional Humanitario y detengan inmediatamente las violaciones contra los niños, así como que las infraestructuras civiles, como escuelas, hospitales y sistemas de agua, dejen de ser objetivo de guerra, tal como establecen los Convenios de Ginebra, los cuatro convenios internacionales que regulan el Derecho Internacional Humanitario, cuyo propósito es proteger a las víctimas de los conflictos armados. 

Aunque todo hace prever que las guerras que han asolado nuestro mundo en 2018 continuarán golpeándolo durante el próximo año, «nunca debemos aceptar ataques contra los niños», tal como recuerda Manuel Fontaine, director de los Programas de Emergencia de UNICEF y autor del comunicado enviado hoy, 28 de diciembre, fecha en que recordamos a los Santos Inocentes asesinados por Herodes, que siguen siendo hoy día el paradigma de todos los niños y niñas del mundo víctimas de la violencia y del abuso de poder.

Fotografía de Marcos Moreno, El País

Desde Podemos Tres Cantos no queremos caer en la desesperanza y confiamos en la importante labor que desarrollan organismos como UNICEF, y como Proactiva Open Arms, que ha salvado hace pocos días de una muerte segura en el Mediterráneo a más de 300 personas, 139 de ellos menores, a los que ha conseguido depositar esta misma mañana en puerto seguro, en este caso Algeciras.

Porque seguimos pensando que sí se puede, y que los Herodes no son mayoría, aspiramos a un 2019 en que por fin se cumplan los Derechos de la Infancia y se termine con el sufrimiento de todos los Inocentes.

Firmado: María Morales