Afortunadamente no ha sido una inocentada…

Desde Podemos Tres Cantos no quisimos festejar ayer esta noticia y preferimos aguardar con prudencia a que finalizara el día de ayer, el de los Santos Inocentes, por temor a que a última hora se revelara como una inocentada más de las que suelen acostumbrarse cada 28 de diciembre en los medios de comunicación.

Nos referimos a la Sentencia del Tribunal de Cuentas que condena a Ana Botella como exalcaldesa de Madrid y a otros siete altos cargos de su equipo de gobierno a pagar 25,7 millones de euros por la venta ilícita de 1.860 viviendas públicas protegidas, pertenecientes a la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo a dos sociedades del fondo buitre Blackstone a un precio por debajo del de mercado; es decir, por malvenderlas y provocar un grave perjuicio a la Hacienda Pública madrileña.


La venta se realizó, según el dictamen del Tribunal de Cuentas, facilitando información privilegiada a los fondos, «sin pliegos, sin concurrencia, y sin realizar una tasación inicial», y se estima que «el precio de venta de todos estos inmuebles fue inferior al mínimo jurídicamente exigible». El hecho es que el Ayuntamiento vendió todos los inmuebles por 128.500.000 euros, un precio que el Tribunal de Cuentas considera por debajo del de mercado y que provocó «un menoscabo injustificado en el patrimonio público» de más de 22 millones de euros, pues las viviendas, según estima el Tribunal, se podían haber vendido por 151.211.518 euros.

La sentencia es el resultado de una demanda que el Ayuntamiento de Ahora Madrid interpuso en 2017, después de que la Cámara de Cuentas alertara en 2016 sobre irregularidades que habían detectado en la venta. 

Por su parte, la Comunidad de Madrid emprendió, bajo el mandato de Ignacio González, un proceso similar de venta de hasta 3.000 viviendas del IVIMA, que también está siendo investigada, y esperamos que sobre ella recaiga pronto una sentencia de condena en la misma línea.

Las dos operaciones se emprendieron al mismo tiempo y con el objetivo, según esgrimen los titulares de ambos gobiernos, de vender patrimonio público a fondos de inversión a fin de conseguir liquidez en plena crisis económica. El resultado fue que se vendieron a dichos fondos, que resultaron ser de los conocidos como buitres, nada menos que 5.000 viviendas protegidas durante el año 2013.

En ambos casos los responsables políticos aseguraron a los inquilinos que sus rentas de alquiler no se verían afectadas, pero desde el momento en que comenzaron a expirar los contratos los fondos propietarios decidieron incrementar los precios, de tal forma que las familias que todavía habitan en esas viviendas han visto aumentar su cuota mensual hasta en un 40%. Muchas se han visto obligadas a marcharse, en tanto otras han sido desahuciadas por impago. Lo que en un principio fueron inmuebles construidos para garantizar el derecho a la vivienda de los más desfavorecidos terminaron siendo un pingüe negocio para los dirigentes en aquellos momentos del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid.

Fotografía de OK Diario

En todo caso, la sentencia no entra a valorar si el hecho de vender viviendas protegidas y de interés social a fondos de inversión es correcto o no, sino solamente las irregularidades que rodearon esta operación concreta. No obstante, y aprovechando este dictamen, Ahora Madrid está estudiando emprender un proceso de nulidad para revertir la operación de compraventa y recuperar la titularidad de los inmuebles a fin de destinarlos de nuevo a alquiler social.

Porque estamos convencidos de que SÍ SE PUEDE, también estamos seguros de que los tribunales darán de nuevo la razón al Consistorio presidido por Ahora Madrid, que es como decir a todos los madrileños y madrileñas en su conjunto, porque cualquiera de ellos o de ellas puede requerir de una de esas viviendas sociales en algún momento de su vida, para lo cual es indispensable que el municipio mantenga su titularidad sobre ellas.

Porque SÍ SE PUEDE, desde Podemos Tres Cantos celebramos esta nueva victoria judicial sobre los gobiernos corruptos y antisociales del PP y brindamos porque 2019 prosiga en esta misma línea de limpieza, transparencia y triunfo de la justicia.

Firmado: María Morales