El derecho a la ciudad

Fotografía de
CONACU – WordPress.com

Ha pasado demasiado tiempo desde que Henri Lefebvre escribiese Le droit à la ville (El derecho a la ciudad) en el París de 1968, obra en la cual reflexionaba sobre el daño que la especulación neoliberal infligía a la ciudad y a sus habitantes con la privatización de los espacios y su diseño mercantil. Y ha pasado demasiado tiempo porque, o nada ha cambiado, o ha ido a peor.

Como contrapropuesta política, Lefebvre proponía un cambio que permitiera «rescatar al ciudadano como elemento principal, protagonista de la ciudad que él mismo ha construido» y que las ciudades sean declaradas un bien común. En definitiva, que la ciudadanía volviera a ser dueña de sus espacios y de su entorno y que las ciudades se diseñasen con la finalidad del «buen vivir».

Desde Podemos Tres Cantos defendemos la humanización democrática de las ciudades, garantizado la participación ciudadana tanto en su diseño como en su gestión y reivindicamos que esos bienes comunes repercutan en el beneficio común de un modo sostenible.

Porque Sí se puede, un Tres Cantos mejor es posible.