Abril nos espera


Fuente: Lainformacion.com Proclamación de la II República en la Puerta del Sol de Madrid (14 de abril de 1931)

Se nos ha convocado a Elecciones Generales para el próximo 28 de abril. Si bien es cierto que la campaña electoral, como está establecido, se producirá durante los quince días previos a la jornada de reflexión, es un hecho que ya ha dado comienzo, desde el mismo instante de su convocatoria por el Presidente del Gobierno, estando abocada la ciudadanía a una larga campaña electoral de más de dos meses de duración.

Así, en esta dilatada campaña, hasta ese 28 de abril, la triple derecha se nos presenta en sus tres versiones, a cual más impresentable: fascista una, neofranquista otra y neoliberal la tercera. Todas ellas compitiendo entre sí por mostrarnos su perfil más patriotero, más intransigente y más antidemocrático, no sólo en contra de todo aquello que se refiera a superar el grave problema territorial existente en nuestro país mediante el diálogo y el acuerdo sino, así mismo, contra toda esa España abierta y plural de la que la gran mayoría de los españoles nos sentimos orgullosos, más libres, y solidarios. En esa España infinitamente más democrática y diversa, alejada de ese centralismo voraz y asfixiante que el conservadurismo rancio de la triple derecha nos trata de imponer y que nos retrotrae a los tiempos oscuros de la dictadura.

En este sentido, es fácil aventurar, como acaba de suceder en los recientes comicios andaluces, que en la presente campaña electoral a las Generales el tridente de esta derecha carpetovetónica y neoliberal de nuevo volverá a la carga con ese discurso vacío, pleno de insultos y mentiras, apropiándose de símbolos que nos pertenecen a todos, como la Patria y la bandera, aderezando su discurso con diatribas de referencias catastrofistas al golpe de estado y a la ruptura de España por mor del independentismo catalán. Un discurso que más bien nos recuerda a aquellas rancias arengas cuarteleras a las que nos tenían acostumbrados durante la dictadura y que hoy cargan de amenazas e intransigencia que tanto odio rezuman y tanta aversión producen, como son las que, al unísono, el trifachito machaconamente nos propone: la inmediata aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, la retirada de las competencias al nacionalismo periférico en materia de Orden Público y Educación y la incautación de los medios informativos públicos, de la radio y televisión catalanas, principalmente, así como un mayor castigo penal a los promotores del independentismo.

En esta tesitura, ni qué decir tiene que en esta larga campaña las tres derechas no nos hablarán de los problemas y necesidades de la gente, de los más de 150 desahucios diarios, ni del problema social generado por la falta de vivienda pública en alquiler ni de limitar su precio. No, no les interesa hablar de pobreza energética; de la dependencia; de feminismo, sobre la igualdad hombre/mujer ni de la brecha salarial entre ambos —¡sí, lo que faltaba!—, si acaso, algún exabrupto. Tampoco, ¡faltaría más!, propondrán algo sensato sobre la Memoria Histórica; al contrario, si cabe, más olvido. Sobre inmigración, sin duda, más racismo y más xenofobia. Mucho menos hablarán sobre todo aquello relacionado con la recuperación de los derechos sociales tras los brutales recortes del gobierno del Partido Popular, o en cuanto a las libertades y los derechos políticos cercenados y los instrumentos utilizados para recortarlos, como la Ley Mordaza, la Reforma Laboral, el Voto Rogado o la Reforma del Código Penal con el objeto de endurecer con penas y multas el activismo social

No, esta triple derecha no va a consentir ese debate, de todo lo que signifique mejorar la convivencia y la calidad de vida de la gente, no es su terreno de juego, carece de un programa serio solidario que, de verdad, interese a las clases populares. Sus recetas antisociales son las de siempre: bajar impuestos, es decir, a los ricos, a las empresas, a los bancos, a los fondos buitres y privatizar todo lo público, la sanidad, la educación, las pensiones…

No, lo que le interesa a este triplete neofascista, neocon y neoliberal es seguir exacerbando su nacionalismo ramplón y testicular con el meritorio concurso, como es obvio, de los independentistas, también de sectores del PSOE asociados a sus baronías y con el inestimable apoyo mediático de prácticamente todo el arco informativo audiovisual, que no cejarán en escamotear el debate real que necesitan nuestro país y la ciudadanía. Indudablemente, todos ellos entienden que esta dinámica electoral les beneficia y les dará importantes réditos electorales. Es un filón, una presa que no piensan soltar hasta el último día. Luego, si la operación da sus frutos, como han hecho en Andalucía, este trío de la derechas más rancia y reaccionaría se aliará para formar gobierno.

Fuente: AnnurTV La revolución de los claveles en Portugal (25 de abril de 1974)

En consecuencia, desde la izquierda, desde Podemos Tres Cantos, convocamos a la ciudadanía progresista a combatir la abstención; emplazamos a nuestros vecinos tricantinos a la movilización, a la participación masiva en las elecciones generales del 28 de abril, a fin de combatir y contrarrestar esta deriva retrógrada del conservadurismo hispánico que pretende atenazar nuestros derechos, nuestras libertades y nuestra calidad democrática.

Abril, que nos trae recuerdos de esperanza, de república, de libertad, de igualdad y de fraternidad, nos motiva para impedirlo. Contamos con todos vosotros. Abril es nuestro, porque, unidos, PODEMOS.

Firmado: Félix Arana