No sabemos lo que nos pasa, y eso es precisamente lo que nos pasa (José Ortega y Gasset)

Los humanos somos sociales. Desde los gregarios homínidos de hace 5 millones de años y hasta la actualidad, hemos vivido en comunidad, y nunca en todo este tiempo ha habido una sociedad tan próspera y libre como la que existió en la Europa Occidental durante las tres décadas posteriores a 1945. Los «treinta gloriosos», como los calificaba Fourastié.

Si miramos hacia atrás en la historia, Europa probablemente haya sido uno de los territorios más belígeros. Su cenit lo tuvo entre 1914 y 1945 con la —en singular, según Hobsbawn— Guerra Mundial, donde imperó la más horrible demencia. Afortunadamente, nuestros abuelos y abuelas aprendieron la lección y decidieron construir un mundo mejor.

Así, en 1944 se celebró la conferencia de Bretton Woods, donde bajo la influencia de Keynes se definió una política fiscal y económica orientada al crecimiento y al empleo con un comercio que respetara a los Estados. Para ello se crearon varias herramientas, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y la piedra angular: el sistema patrón dólar, por el cual se vincularon las diversas monedas nacionales con el dólar USA y, este, con el patrón oro, de modo que se garantizaba la convertibilidad de las monedas en oro con un cambio más o menos estable pero ajustable (apreciación/depreciación), según fuesen los desequilibrios comerciales.             

Se pusieron así los cimientos para una economía planificada, mediante una fuerte inversión pública orientada al pleno empleo y con el compromiso de gobiernos, empresas y sindicatos para transformar una parte relevante de los beneficios en mejoras para la sociedad.

Conferencia de Bretton Woods

Sin embargo, cuando se creía haber alcanzado la sociedad con más calidad de la historia de la humanidad, alguien decidió que este bienestar se les había ido de las manos.

En 1971, el presidente Nixon suprimió la convertibilidad del dólar en oro, comenzó una tendencia hacia la liberalización financiera global e impuso la máxima de que los Estados debían minimizar su intervención en los mercados, ya que estos debían autorregularse.

A continuación, y con el paréntesis de Carter, que tal vez era considerado demasiado «blando», llegaron los grandes hacedores del neoliberalismo: Margaret Thatcher (1979) y Ronald Reagan (1981) quienes construyeron las bases de la segunda globalización. Continuaron el trabajo varios miembros de la familia Bush, primero el padre (1989), después el hijo (2001) y más tarde la todopoderosa emperatriz Merkel (2005). El Tratado de Maastricht (1992), la implantación del Euro (2002) y otros tratados internacionales de libre comercio hicieron el resto. Por supuesto, sin olvidar la imprescindible colaboración de otros líderes políticos nacionales.

Si juntamos todos estos factores, tenemos un gran espacio supranacional (sin necesidad de cambio de moneda en UE), desregularización financiera, liberalización de los mercados, bajos costes de transporte y comunicaciones y libre circulación de mercancías y capitales garantizada. En este escenario, ¿qué podía salir mal?

Los Estados perdieron el control sobre sus fronteras económicas. Desde entonces, cualquier intento de implantar alguna medida fiscal o laboral se entiende como una agresión a los beneficios empresariales y tiene como respuesta una inmediata desinversión y traslado de la producción a territorios más propicios. En cambio, la disminución de la presión fiscal o la reducción de los derechos socio-laborales se consideran incentivos a la inversión.

En lo que a nuestro país respecta y como toda situación, por desesperada que parezca, es susceptible de empeorar, el 23 de agosto de 2011 nuestro legislativo aprobó el art. 135 (Ley de Estabilidad Presupuestaria) de la Constitución, que supuso de facto la ominosa entrega de la soberanía nacional.

©Antonio Fraguas, Forges

Y henos aquí, sintiéndonos afortunados si es que tenemos un empleo, con la incertidumbre de si tendremos o no jubilación y preocupados por lo que les espera a nuestros hijos. Todo ello, aderezado con cierto miedo a abrir la boca y convencidos de que las cosas son así porque «es lo que toca».

Todo esto parece un poco lejano visto desde una ciudad como nuestro Tres Cantos, que cuenta con una de las rentas medias más altas de España y con una «envidiable» tasa de paro que no supera el 6%. Sin embargo, debemos tener siempre presente el sabio refranero español cuando nos avisa de que «cuando las barbas de tu vecino veas afeitar, pon las tuyas a remojar».

Ahora que ya sabemos lo que nos pasa y que los tiempos mejores no son un mito sino que han sido una realidad, desde Podemos Tres Cantos proponemos eliminar esos oscuros pensamientos deterministas y dar un paso al frente para construir un futuro mejor. Aunque solo sea en honor de nuestros ancestros y en beneficio de nuestros descendientes.

Porque SÍ SE PUEDE, pensamos que un mundo mejor y un Tres cantos mejor son posibles.

El derecho a la ciudad

Fotografía de
CONACU – WordPress.com

Ha pasado demasiado tiempo desde que Henri Lefebvre escribiese Le droit à la ville (El derecho a la ciudad) en el París de 1968, obra en la cual reflexionaba sobre el daño que la especulación neoliberal infligía a la ciudad y a sus habitantes con la privatización de los espacios y su diseño mercantil. Y ha pasado demasiado tiempo porque, o nada ha cambiado, o ha ido a peor.

Como contrapropuesta política, Lefebvre proponía un cambio que permitiera «rescatar al ciudadano como elemento principal, protagonista de la ciudad que él mismo ha construido» y que las ciudades sean declaradas un bien común. En definitiva, que la ciudadanía volviera a ser dueña de sus espacios y de su entorno y que las ciudades se diseñasen con la finalidad del «buen vivir».

Desde Podemos Tres Cantos defendemos la humanización democrática de las ciudades, garantizado la participación ciudadana tanto en su diseño como en su gestión y reivindicamos que esos bienes comunes repercutan en el beneficio común de un modo sostenible.

Porque Sí se puede, un Tres Cantos mejor es posible.

Huertos urbanos, la revolución silenciosa

Los huertos urbanos son espacios agroecológicos habilitados para el cultivo de plantas alimentarías, aromáticas, medicinales… en nuestros entornos urbanos.

Se trata de:

  • Una actividad de ocio que beneficia nuestra salud y la de los nuestros.
  • Implica un nuevo concepto de ciudad.

Según su situación pueden ser urbanos, que son los insertos dentro de la ciudad —incluyendo zonas privadas y las propias viviendas— o periurbanos, que son los situados en los alrededores de la ciudad.

La idea que los fundamenta es adaptar aquellos espacios no utilizados o meramente ornamentales para convertirlos en una fuente de alimento y disfrute, de forma que transformemos todos aquellos espacios que tenemos debajo de nuestras casas en espacios verdes, sostenibles y de ocio. Siempre, por supuesto, de forma voluntaria y consensuada con los demás vecinos.

Las ventajas de esta práctica son innumerables: contribuye a la calidad alimentaria, reduce la huella ecológica, promueve variedades tradicionales, aprovecha terrenos baldíos o de uso meramente ornamental, elimina la distancia entre el productor y el consumidor, cumpliendo el objetivo del km 0, facilita la interacción de los niños con la agricultura para que, por ejemplo, aprendan que los tomates no nacen en el supermercado…

Tantas son las ventajas de estas iniciativas que, desde Londres a Berlín, pasando por ciudades de los Estados Unidos de América y, como siempre, con los países escandinavos a la cabeza, los huertos urbanos se están convirtiendo en una auténtica revolución silenciosa.

En nuestro país, los Ayuntamientos regidos por las políticas del cambio, como Madrid, Barcelona, Valencia o Vitoria, lideran la promoción de estos oasis ecológicos.

En Tres Cantos, la gran demanda ciudadana ha conseguido que el Ayuntamiento habilite un espacio periurbano, anteriormente infrautilizado, para emplearlo como huertos, mediante concesión de las parcelas a 50 adjudicatarios. Este espacio se ha demostrado claramente insuficiente, dado que se presentaron 500 solicitudes para los 50 huertos ofertados, pero desde Podemos Tres Cantos reconocemos que se trata de una brecha en el asfalto merecedora de nuestro aplauso y felicitación, a la cual hay que seguir impulsando y reivindicando a fin de que sea ampliada hasta que se consiga satisfacer dentro de lo posible la demanda existente entre nuestros conciudadanos.

En definitiva, la cuestión es qué queremos debajo de nuestra casa: un césped tratado con un herbicida cancerígeno como el glifosato o una tomatera ecológica con la cual podemos alimentar a nuestras familias. Que cada uno decida.

Desde Podemos Tres Cantos promovemos estos espacios tanto fuera como dentro de las ciudades, de forma que sean las iniciativas vecinales las que decidan el uso de los espacios comunes. Y es que pensamos que ya va siendo hora que los vecinos y vecinas participemos en el diseño de nuestros sectores.

Elecciones municipales: construyendo programa, construyendo Tres Cantos

Estimadas tricantinas y tricantinos:

En unos meses nos tocará elegir a los representantes que llevarán las riendas de nuestro municipio durante los siguientes cuatro años.

Es por ello que desde Podemos Tres Cantos queremos construir un programa participativo y cercano a la gente, un programa que recoja vuestras necesidades, vuestras propuestas, un programa, en definitiva, de la gente y para la gente.

Nos gustaría contar con vuestras propuestas para saber qué necesidades tenéis, por supuesto siempre propuestas que se puedan llevar a cabo dentro de los presupuestos de este Ayuntamiento.

Nos gustaría conocer vuestras propuestas sobre:

  • Educación y Cultura
  • Juventud y Deporte
  • Sanidad
  • Urbanismo
  • Ecología, medio ambiente y sostenibilidad
  • Industria
  • Transparencia y participación ciudadana
  • Transporte y movilidad
  • Mayores, Mujer, Cuidados, Servicios Sociales, Animales
  • Y cualquier otro tema que os preocupe.

Podéis hacérnoslas llegar a través del siguiente correo electrónico:

podemos3cpropuestasprograma@gmail.com

Muchas gracias por vuestra participación y colaboración.

Con vosotras y vosotros, sí se puede.

Constitución, vivienda y ciudad


En estos últimos tiempos está muy en boga eso de ser muy constitucionalista. Me llama la atención esa retórica vacía de algunos partidos que, día sí y día también, pugnan por ser más constitucionalistas que nadie, por presumir de llevar la bandera más grande y de decir más alto que nadie: “Viva el Rey”. Sí, se les llena la boca al hablar de la ley y la constitución, pero son los primeros en rechazar la parte relativa a los derechos políticos y sociales que contiene nuestra Carta Magna. En especial, cuando se trata de garantizar pensiones, vivienda, salario mínimo, dependencia, sanidad y educación pública de calidad, entre otros derechos constitucionales de carácter fundamental.

Y es que, efectivamente, la realidad es que la gente no satisface sus necesidades ni llega a fin de mes ni a base de banderas ni a golpe de constitucionalistas de salón, mientras el grado de pobreza y desesperación de millones de familias en nuestro país es alarmante.  

Traigo esto a colación porque me cuenta una amiga y vecina de Tres Cantos que en un par de meses se verá obligada a marcharse de Tres Cantos. Le acaban de comunicar que la renta que paga por el alquiler de su casa va a pasar de 900 a 1.300 euros. Así, de una sola tacada, prácticamente un 45 por ciento de subida; una subida que me comenta que no puede afrontar de ninguna manera y, máxime, cuando se depende sólo de una escasa pensión, como es su caso. ¿No es esto un abuso? ¿No es una vergüenza ver cómo juegan con la vida de las personas?

Como, asimismo, son un abuso y una vergüenza las circunstancias en las que también se encuentran esos cientos de familias de las 1000 viviendas de Tres Cantos sometidas al fondo buitre de Fidere, que les ha enviado hace unos días una notificación en tono amenazante, en la que se les conmina a adquirir la vivienda, o el precio del alquiler aumentará gradualmente durante los próximos tres años. Lamentable, vergonzoso.

Es oportuno recordar que el mandato constitucional recogido en su artículo 47, dirigido a las diferentes administraciones del Estado, estatal, autonómica y municipal, es meridianamente claro, para todas ellas.

Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalía que genere la  acción urbanística de los entes públicos.

Y yo me pregunto: ¿dónde están esos constitucionalistas? No, no los veo, no los oigo. Nada. ¿No les van decir nada a nuestros vecinos, como «¡Buscaos la vida!»?  O aquello, de malhadado recuerdo, «Es el mercado, amigo», porque de lo que es intervenir en el mercado de la vivienda pública de carácter social ya conocemos las prácticas a las que ha sometido este Derecho Constitucional el Partido Popular en la Comunidad y en el Ayuntamiento de Madrid, en cuanto a lo que ha significado la liquidación de la vivienda pública en alquiler a favor de fondos especulativos de inversión. En Tres Cantos también conocemos el papel jugado por el Partido Popular y su alcalde, el Sr. Moreno, junto con Ciudadanos,  ambos como cooperadores necesarios en todo ese calvario al que han sido sometidos los vecinos de las 1.000 viviendas, avalando todo el rosario de abusos y desmanes de Fidere, sin promover medida alternativa alguna a favor de los vecinos.

Fotografía de 20minutos.es

En Tres Cantos, como en tantas otras ciudades y pueblos de nuestro país, encontrar una vivienda en alquiler que se pueda pagar se está poniendo prácticamente imposible. Esto es un hecho ya incuestionable, pero lo más lamentable de este desaforado aumento de los precios de alquiler no es sólo una cuestión económica, ya de antemano inasumible para la gran mayoría de los asalariados, sino que, con carácter general,  lo que denotan estas subidas tan abusivas de las rentas de los alquileres es el fracaso, por insuficientes, de las medidas  implementadas por el gobierno, en tanto no se ponga límite a los precios en el mercado de alquiler de inmuebles, como reiteradamente ha venido proponiendo Unidos Podemos.

Medidas que, de no implementarse, abocarán a una buena parte de los tricantinos, necesitados de alquileres más asequibles, a emigrar de Tres Cantos, al no poder pagar las rentas que les imponen sus caseros. Para otros tricantinos, que nacieron aquí, que pasaron aquí su infancia y juventud, ahora, ante su necesidad de emanciparse, este drama implica aún algo más grave, porque significa el exilio y al desarraigo.

Sí, porque una ciudad que altera la vida interior de sus ciudadanos es una ciudad que, desgraciadamente, comienza a devenir inhóspita. Una ciudad que no quiere escuchar, cuando el escuchar es la primera regla de la hospitalidad y de nuestros gobernantes, mientras condena a una parte importante de sus vecinos al exilio y al desarraigo; una ciudad que aísla, que segrega, que impide que todos se miren a la cara, que destruye toda habitación posible; una ciudad que, en suma, cierra la puerta a la vida de la comunidad y, por tanto, cancela las condiciones para lo que la ciudad fue concebida. Vergonzoso, Sr. alcalde.

En consecuencia, reclamamos al Gobierno, en línea con lo acordado con Unidos Podemos, que deje de temblar ante los buitres y acometa la tarea cuanto antes de promulgar una legislación sobre la vivienda, y en particular sobre la vivienda en alquiler, que limite los precios, y proteja a la población frente a los abusos, al tiempo de que promueva un parque público de vivienda social donde la ciudadanía pueda echar raíces y tener garantizada un modelo de vida conforme a lo que nos señala nuestra Constitución. Porque desde Podemos Tres Cantos pensamos que ¡Sí se puede!

Firmado: Félix Arana


El feminismo será la tumba del fascismo

                              

Este pasado miércoles saltó a los medios la noticia de una exigencia de Vox a Ciudadanos y al PP para apoyar el pacto de presidencia de ambos partidos en Andalucía. Cuando se esperaba que dicha exigencia se refiriera a alguna medida sobre el PER o inmigración, la formación de extrema derecha se desmarcó y lanzó una bomba informativa al reclamar que su apoyo está condicionado a que el PP y Ciudadanos no doten de ayuda económica a la lucha contra la violencia machista.

En un primer momento, esta petición nos debería sorprender, pero si la ponemos en consonancia con lo acaecido en el resto del mundo solamente podemos sacar una conclusión: que el mayor enemigo del neofascismo (representado por Vox en España o Bolsonaro en Brasil, por poner algunos ejemplos) es el feminismo: la mujer que salió a la calle en la histórica huelga del 8-M, la mujer que no va a permitir lo que algunos pretenden, que viva con miedo, la mujer que desde Podemos Tres Cantos consideramos que es la clave para que esta epidemia de ultraderecha no se extienda por el mundo y por nuestro municipio.

El discurso de Vox está trufado de mentiras o medias verdades, y se apoya en el control que tienen para expandirlas a través de las redes sociales. Sin embargo, todo su argumentario se derrumba como un castillo de naipes cuando se le confrontan datos reales. Como muestra, un breve repaso a los postulados de Vox sobre la «ideología de género» y la demostración de su falsedad:

  • La Ley Integral de Violencia de Género (LVG) es inconstitucional y persigue al hombre solo por serlo. — El Tribunal Constitucional se ha pronunciado de forma reiterada sobre este punto (es la ley que más cuestiones de inconstitucionalidad ha sufrido), y siempre en la misma dirección, que imponer una pena mayor al hombre es razonable y que las mujeres están insuficientemente protegidas en el ámbito de la pareja, no vulnerando por ello el principio de igualdad, puesto que la pena no se impone por ser varón, sino por una grave conducta que «reproduce una arraigada desigualdad» y un «modelo agresivo contra la mujer».
  • La mayoría de las denuncias por maltrato son falsas. —Las cifras indicadas en la memoria de la Fiscalía General del Estado demuestran lo contrario, ya que las denuncias falsas suponen menos del 0,01% del total. Todos los expertos argumentan que estas cifras son extensibles a todos los delitos y, como indica Carla Vallejo, magistrada de Vigilancia Penitenciaria de Las Palmas, «nadie cuestiona la existencia de un sistema de seguros solo porque alguien intente estafar a una compañía de seguros» (1).
  • Vox busca una ley igualitaria para todo el mundo: los niños, mujeres, hombres, abuelos. — En este argumento es cuando se demuestra la total ignorancia sobre la materia, puesto que el Código Penal en muchos de sus artículos impone una agravación de la pena si el que la sufre es un menor, una persona mayor o una persona en situación de inferioridad, por ejemplo en casos de robo o lesiones. Ni el propio Código Penal busca la igualdad completa, porque el legislador entiende que hay individuos que deben disfrutar de un plus de protección.
  • Es necesaria una ley específica de protección del hombre de la violencia doméstica de las mujeres contra los varones. —En este punto los expertos confirman que hay casos de violencia ejercida por la mujer contra el hombre, pero que su número es tan insignificante que no es necesaria una ley específica, insistiendo en que la legislación diferenciada entre violencia de género y doméstica es un mandato de la Unión Europea y de las Naciones Unidas, deshaciendo así las teorías confabuladoras sobre los lobbies feministas que solamente asociaciones como Hazte Oír defienden.
  • La LVG no ha solucionado el problema, porque sigue habiendo casos de maltrato. —Tan solo con una lectura de los datos publicados por el Ministerio del Interior podemos sacar la conclusión de que la mujer ha perdido el miedo a denunciar, lo cual ha aumentado el número de denuncias y procedimientos, demostrando así la eficacia de esta ley, que fue pionera en Europa.

Podríamos seguir ofreciendo ejemplos de la inconsistencia del argumentario de Vox ante la violencia de género, pero la gravedad del asunto radica en conocer qué harán otros partidos políticos, como el PP o Ciudadanos, supuestamente adheridos a todos los acuerdos nacionales e internacionales sobre la materia, frente el chantaje de Abascal y su tropa.


Asistentes a la protesta en Sevilla del 3 de diciembre contra Vox y el fascismo / FOTO: SALVADOR SALAS


En Podemos Tres Cantos, y a la vista de las últimas declaraciones de Pablo Casado y Andrea Levi, haciendo suyo el discurso de Vox sobre la violencia doméstica, mucho nos tememos que el Partido Popular ya ha tomado la decisión de vender su alma al diablo por «tocar el poder» en Andalucía, siendo por ahora la posición de Ciudadanos la más firme, en principio en contra de plegarse ante las peticiones de Vox, aunque los antecedentes de la formación naranja en lo que se refiere a la volatilidad e incongruencia de sus declaraciones en el pasado nos obliga a ser pesimistas.

En Podemos Tres Cantos estaremos atentos en las próximas elecciones municipales a posibles acuerdos de los grupos políticos de derechas con Vox, ante la funesta posibilidad de que la formación ultra entre en nuestro Ayuntamiento, y desde ahora mismo avisamos que no permitiremos ningún retroceso en la política de protección hacia la mujer maltratada en Tres Cantos.

Porque confiamos en el feminismo y en la labor de los diferentes colectivos feministas de Tres Cantos, entendemos que SÍ SE PUEDE parar el avance y la lacra de la extrema derecha y que, rememorando el mensaje antifascista de nuestra Guerra Civil y adaptándolo a este difícil momento,

El FEMINISMO SERA LA TUMBA DEL FASCISMO

Nota a pie de página: (1)https://www.lavanguardia.com/vida/20190104/453928181338/expertos-rebaten-con-datos-los-postulados-de-vox-sobre-ideologia-de-genero.html

Firmado: Daniel Lozano

Los Reyes son los niños… y las niñas…

Desde Podemos Tres Cantos esperamos que todos los niños y niñas de nuestro municipio hayan vivido su Día con mucha felicidad y alegría, que lo hayan podido disfrutar con sus familias y que todos y todas hayan encontrado al menos un juguete en sus zapatos, zapatillas, zapatitos, botas o patucos.

Porque de ilusión también se vive, sobre todo cuando somos niñ@s, deseamos que tarden mucho tiempo en perder la inocencia y que las emociones que han sentido durante estos días tarden muchos años en apagarse en sus corazones, y, si es posible, los iluminen durante el resto de sus vidas.

Y, porque no sólo de ilusión se vive, en Podemos Tres Cantos nos preocupamos por el resto de necesidades de l@s vecin@s más pequeñ@s de nuestro municipio, que, al igual que los adultos, necesitan comer, vestirse y acudir al médico, y en su caso propio ir a la escuela. Para que los pequeñajos sólo se preocupen de jugar, de estudiar y de divertirse, necesitamos unos poderes públicos eficaces que velen por su salud, su bienestar y su educación. Por eso, porque estamos seguros de que SÍ, SE PUEDE, desde Podemos Tres Cantos estaremos atentos al cumplimiento de los deberes de protección de la infancia y de la gestión de políticas sociales por parte de nuestro Gobierno Municipal. Y si las mamás y los papás de los nin@s nos conceden su confianza en las próximas elecciones y entramos en el Ayuntamiento de Tres Cantos, tod@s ell@s podrán confiar en que velaremos por que se cubran todas sus necesidades, se cumplan las medidas a las que nos comprometamos y estudiemos y valoremos las propuestas que nos hagan llegar.

Porque SÍ SE PUEDE, Feliz Día de los Reyes de la casa… Feliz Día de los Niños y de las Niñas

Firmado: María Morales