Abril nos espera


Fuente: Lainformacion.com Proclamación de la II República en la Puerta del Sol de Madrid (14 de abril de 1931)

Se nos ha convocado a Elecciones Generales para el próximo 28 de abril. Si bien es cierto que la campaña electoral, como está establecido, se producirá durante los quince días previos a la jornada de reflexión, es un hecho que ya ha dado comienzo, desde el mismo instante de su convocatoria por el Presidente del Gobierno, estando abocada la ciudadanía a una larga campaña electoral de más de dos meses de duración.

Así, en esta dilatada campaña, hasta ese 28 de abril, la triple derecha se nos presenta en sus tres versiones, a cual más impresentable: fascista una, neofranquista otra y neoliberal la tercera. Todas ellas compitiendo entre sí por mostrarnos su perfil más patriotero, más intransigente y más antidemocrático, no sólo en contra de todo aquello que se refiera a superar el grave problema territorial existente en nuestro país mediante el diálogo y el acuerdo sino, así mismo, contra toda esa España abierta y plural de la que la gran mayoría de los españoles nos sentimos orgullosos, más libres, y solidarios. En esa España infinitamente más democrática y diversa, alejada de ese centralismo voraz y asfixiante que el conservadurismo rancio de la triple derecha nos trata de imponer y que nos retrotrae a los tiempos oscuros de la dictadura.

En este sentido, es fácil aventurar, como acaba de suceder en los recientes comicios andaluces, que en la presente campaña electoral a las Generales el tridente de esta derecha carpetovetónica y neoliberal de nuevo volverá a la carga con ese discurso vacío, pleno de insultos y mentiras, apropiándose de símbolos que nos pertenecen a todos, como la Patria y la bandera, aderezando su discurso con diatribas de referencias catastrofistas al golpe de estado y a la ruptura de España por mor del independentismo catalán. Un discurso que más bien nos recuerda a aquellas rancias arengas cuarteleras a las que nos tenían acostumbrados durante la dictadura y que hoy cargan de amenazas e intransigencia que tanto odio rezuman y tanta aversión producen, como son las que, al unísono, el trifachito machaconamente nos propone: la inmediata aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, la retirada de las competencias al nacionalismo periférico en materia de Orden Público y Educación y la incautación de los medios informativos públicos, de la radio y televisión catalanas, principalmente, así como un mayor castigo penal a los promotores del independentismo.

En esta tesitura, ni qué decir tiene que en esta larga campaña las tres derechas no nos hablarán de los problemas y necesidades de la gente, de los más de 150 desahucios diarios, ni del problema social generado por la falta de vivienda pública en alquiler ni de limitar su precio. No, no les interesa hablar de pobreza energética; de la dependencia; de feminismo, sobre la igualdad hombre/mujer ni de la brecha salarial entre ambos —¡sí, lo que faltaba!—, si acaso, algún exabrupto. Tampoco, ¡faltaría más!, propondrán algo sensato sobre la Memoria Histórica; al contrario, si cabe, más olvido. Sobre inmigración, sin duda, más racismo y más xenofobia. Mucho menos hablarán sobre todo aquello relacionado con la recuperación de los derechos sociales tras los brutales recortes del gobierno del Partido Popular, o en cuanto a las libertades y los derechos políticos cercenados y los instrumentos utilizados para recortarlos, como la Ley Mordaza, la Reforma Laboral, el Voto Rogado o la Reforma del Código Penal con el objeto de endurecer con penas y multas el activismo social

No, esta triple derecha no va a consentir ese debate, de todo lo que signifique mejorar la convivencia y la calidad de vida de la gente, no es su terreno de juego, carece de un programa serio solidario que, de verdad, interese a las clases populares. Sus recetas antisociales son las de siempre: bajar impuestos, es decir, a los ricos, a las empresas, a los bancos, a los fondos buitres y privatizar todo lo público, la sanidad, la educación, las pensiones…

No, lo que le interesa a este triplete neofascista, neocon y neoliberal es seguir exacerbando su nacionalismo ramplón y testicular con el meritorio concurso, como es obvio, de los independentistas, también de sectores del PSOE asociados a sus baronías y con el inestimable apoyo mediático de prácticamente todo el arco informativo audiovisual, que no cejarán en escamotear el debate real que necesitan nuestro país y la ciudadanía. Indudablemente, todos ellos entienden que esta dinámica electoral les beneficia y les dará importantes réditos electorales. Es un filón, una presa que no piensan soltar hasta el último día. Luego, si la operación da sus frutos, como han hecho en Andalucía, este trío de la derechas más rancia y reaccionaría se aliará para formar gobierno.

Fuente: AnnurTV La revolución de los claveles en Portugal (25 de abril de 1974)

En consecuencia, desde la izquierda, desde Podemos Tres Cantos, convocamos a la ciudadanía progresista a combatir la abstención; emplazamos a nuestros vecinos tricantinos a la movilización, a la participación masiva en las elecciones generales del 28 de abril, a fin de combatir y contrarrestar esta deriva retrógrada del conservadurismo hispánico que pretende atenazar nuestros derechos, nuestras libertades y nuestra calidad democrática.

Abril, que nos trae recuerdos de esperanza, de república, de libertad, de igualdad y de fraternidad, nos motiva para impedirlo. Contamos con todos vosotros. Abril es nuestro, porque, unidos, PODEMOS.

Firmado: Félix Arana

Argumosa 11, vergüenza nacional

Fotografía de abc.es

Pocas veces, por no decir ninguna, un desahucio ha recibido tanta atención y cobertura por parte de todos los medios de comunicación (prensa, radio, televisión), nacionales. Y es que el que afecta al edificio de la calle Argumosa 11, situado en pleno barrio madrileño de Lavapiés, no es un desahucio cualquiera. Es el paradigma de los desahucios que se están llevando a cabo en nuestro país durante los últimos meses, fundamentalmente en las grandes ciudades, como Madrid y Barcelona. Es el ejemplo de la precarización de la vivienda, cada vez más costosa de adquirir, ya sea en compraventa o en alquiler; del rentable y execrable negocio que los fondos buitre han encontrado en los edificios y locales con rentas bajas que aún perviven en nuestras ciudades; de la turistificación de amplias zonas del centro, que ha transformado lo que antes eran comunidades de vecinos en alojamientos turísticos; de la expulsión de los habitantes de los barrios más céntricos a la periferia, en el caso de los más afortunados, o a vivir condenados a la penuria e incluso, en los casos más extremos, a conocer la dura vida de la calle.

Argumosa 11, propiedad de una familia perteneciente a la burguesía madrileña y de la empresa Proindivisos, se ha convertido en un símbolo contra la especulación inmobiliaria y el derecho a la vivienda en Madrid y ahora también en toda España, gracias a la difusión por parte de todos los medios de prensa nacionales. Además, concurren una serie de circunstancias que convierten a este lanzamiento en un caso más sangrante aún que otros similares. El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC) de la Organización de las Naciones Unidas ha solicitado hasta tres veces, la última hace pocos días, que se paralizara el desahucio de Pepi, una de las demandadas, ante la falta de una vivienda alternativa adecuada, sin que las autoridades españolas hayan atendido en ningún momento esta petición.  Juani y Mayra, dos de las otras afectadas, que habitan en pisos distintos, pero con el mismo contrato, también contaban con una resolución similar en uno de los intentos previos de desahucio, resolución que tampoco ha sido tenida en cuenta. De las cuatro familias desahuciadas, solo la de Juani tiene concedido un piso del IVIMA, pero todavía no se lo han entregado. Las otras tres familias se han quedado en la calle, una de ellas con tres niños a su cargo, incluido un bebé de tan solo un mes de vida, y otra con una adolescente discapacitada.

Fotografía de kaosenlared.net

Después de una decena de intentos de desahucio, todos ellos exitosamente paralizados gracias a la movilización de los vecinos, de activistas de diversas plataformas y de integrantes de partidos políticos, como Unidos Podemos, el pasado viernes día 22 nada menos que tres juzgados, hecho hasta ahora totalmente inédito en la historia judicial española, se pusieron de acuerdo para ejecutar los lanzamientos el mismo día y a la misma hora, y hasta 50 policías antidisturbios fueron enviados con la consigna de mantener acordonada la zona desde la noche anterior para evitar el acceso de los activistas al edificio y controlar cualquier movimiento que se pudiera producir. Las personas que ya se encontraban dentro del portal e intentaron impedir la entrada de las tres comisiones judiciales resultaron heridas y algunas de ellas, hasta siete, posteriormente detenidas cuando los agentes de la Policía Nacional rompieron los cristales con gran violencia para poder acceder al interior.

Los diputados de Unidos Podemos Ana Marcello, Alberto Rodríguez y Rafael Mayoral estuvieron presentes en la concentración que los vecinos y activistas mantuvieron durante toda la noche frente al edificio, sin que la policía les permitiera en ningún momento acceder al inmueble.

Desde Podemos Tres Cantos queremos expresar nuestro orgullo por la lucha de estos compañeros y compañeras y de todas las personas que han estado acompañando a Pepi, Rosi, Juani, Mayra y a sus respectivas familias durante todos estos meses de incertidumbre y calvario por los que han atravesado desde que en abril de 2018 llegó el primer burofax informando de que los inquilinos serían desalojados en cuanto venciesen los contratos de arrendamiento que cada uno tenía con la propiedad si no aceptaban un incremento del 300% en su renta mensual.

Desde Podemos Tres Cantos condenamos la desproporcionada e innecesaria violencia con la que la Policía actuó el viernes contra las personas que se concentraban pacíficamente frente a Argumosa 11 y esperamos que las autoridades competentes puedan proporcionar alternativas habitacionales a estas familias desahuciadas que todavía no cuentan con una vivienda y que no volvamos a presenciar un episodio tan vergonzoso como el que hemos tenido el bochorno de vivir en directo, retransmitido por emisoras de radio y televisión como si de un reality show se tratara.

Porque Sí se puede, reivindicamos el derecho a una vivienda digna, con unos precios y unas condiciones accesibles, y a recuperar el centro de nuestras ciudades para sus habitantes, sus hijos y los hijos de sus hijos.

Firmado: María Morales

Constitución, vivienda y ciudad


En estos últimos tiempos está muy en boga eso de ser muy constitucionalista. Me llama la atención esa retórica vacía de algunos partidos que, día sí y día también, pugnan por ser más constitucionalistas que nadie, por presumir de llevar la bandera más grande y de decir más alto que nadie: “Viva el Rey”. Sí, se les llena la boca al hablar de la ley y la constitución, pero son los primeros en rechazar la parte relativa a los derechos políticos y sociales que contiene nuestra Carta Magna. En especial, cuando se trata de garantizar pensiones, vivienda, salario mínimo, dependencia, sanidad y educación pública de calidad, entre otros derechos constitucionales de carácter fundamental.

Y es que, efectivamente, la realidad es que la gente no satisface sus necesidades ni llega a fin de mes ni a base de banderas ni a golpe de constitucionalistas de salón, mientras el grado de pobreza y desesperación de millones de familias en nuestro país es alarmante.  

Traigo esto a colación porque me cuenta una amiga y vecina de Tres Cantos que en un par de meses se verá obligada a marcharse de Tres Cantos. Le acaban de comunicar que la renta que paga por el alquiler de su casa va a pasar de 900 a 1.300 euros. Así, de una sola tacada, prácticamente un 45 por ciento de subida; una subida que me comenta que no puede afrontar de ninguna manera y, máxime, cuando se depende sólo de una escasa pensión, como es su caso. ¿No es esto un abuso? ¿No es una vergüenza ver cómo juegan con la vida de las personas?

Como, asimismo, son un abuso y una vergüenza las circunstancias en las que también se encuentran esos cientos de familias de las 1000 viviendas de Tres Cantos sometidas al fondo buitre de Fidere, que les ha enviado hace unos días una notificación en tono amenazante, en la que se les conmina a adquirir la vivienda, o el precio del alquiler aumentará gradualmente durante los próximos tres años. Lamentable, vergonzoso.

Es oportuno recordar que el mandato constitucional recogido en su artículo 47, dirigido a las diferentes administraciones del Estado, estatal, autonómica y municipal, es meridianamente claro, para todas ellas.

Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalía que genere la  acción urbanística de los entes públicos.

Y yo me pregunto: ¿dónde están esos constitucionalistas? No, no los veo, no los oigo. Nada. ¿No les van decir nada a nuestros vecinos, como «¡Buscaos la vida!»?  O aquello, de malhadado recuerdo, «Es el mercado, amigo», porque de lo que es intervenir en el mercado de la vivienda pública de carácter social ya conocemos las prácticas a las que ha sometido este Derecho Constitucional el Partido Popular en la Comunidad y en el Ayuntamiento de Madrid, en cuanto a lo que ha significado la liquidación de la vivienda pública en alquiler a favor de fondos especulativos de inversión. En Tres Cantos también conocemos el papel jugado por el Partido Popular y su alcalde, el Sr. Moreno, junto con Ciudadanos,  ambos como cooperadores necesarios en todo ese calvario al que han sido sometidos los vecinos de las 1.000 viviendas, avalando todo el rosario de abusos y desmanes de Fidere, sin promover medida alternativa alguna a favor de los vecinos.

Fotografía de 20minutos.es

En Tres Cantos, como en tantas otras ciudades y pueblos de nuestro país, encontrar una vivienda en alquiler que se pueda pagar se está poniendo prácticamente imposible. Esto es un hecho ya incuestionable, pero lo más lamentable de este desaforado aumento de los precios de alquiler no es sólo una cuestión económica, ya de antemano inasumible para la gran mayoría de los asalariados, sino que, con carácter general,  lo que denotan estas subidas tan abusivas de las rentas de los alquileres es el fracaso, por insuficientes, de las medidas  implementadas por el gobierno, en tanto no se ponga límite a los precios en el mercado de alquiler de inmuebles, como reiteradamente ha venido proponiendo Unidos Podemos.

Medidas que, de no implementarse, abocarán a una buena parte de los tricantinos, necesitados de alquileres más asequibles, a emigrar de Tres Cantos, al no poder pagar las rentas que les imponen sus caseros. Para otros tricantinos, que nacieron aquí, que pasaron aquí su infancia y juventud, ahora, ante su necesidad de emanciparse, este drama implica aún algo más grave, porque significa el exilio y al desarraigo.

Sí, porque una ciudad que altera la vida interior de sus ciudadanos es una ciudad que, desgraciadamente, comienza a devenir inhóspita. Una ciudad que no quiere escuchar, cuando el escuchar es la primera regla de la hospitalidad y de nuestros gobernantes, mientras condena a una parte importante de sus vecinos al exilio y al desarraigo; una ciudad que aísla, que segrega, que impide que todos se miren a la cara, que destruye toda habitación posible; una ciudad que, en suma, cierra la puerta a la vida de la comunidad y, por tanto, cancela las condiciones para lo que la ciudad fue concebida. Vergonzoso, Sr. alcalde.

En consecuencia, reclamamos al Gobierno, en línea con lo acordado con Unidos Podemos, que deje de temblar ante los buitres y acometa la tarea cuanto antes de promulgar una legislación sobre la vivienda, y en particular sobre la vivienda en alquiler, que limite los precios, y proteja a la población frente a los abusos, al tiempo de que promueva un parque público de vivienda social donde la ciudadanía pueda echar raíces y tener garantizada un modelo de vida conforme a lo que nos señala nuestra Constitución. Porque desde Podemos Tres Cantos pensamos que ¡Sí se puede!

Firmado: Félix Arana


SALARIO MÍNIMO: Hemos conseguido la mayor subida de la democracia.

La imagen puede contener: texto

Gracias a la presión de los compañeros de Unidos Podemos en el Congreso, estas Navidades podrá haber algo de alegría en las mesas de tantos trabajadores que, pese a tener un trabajo a jornada completa, tienen grandes dificultades para llegar a fin de mes. ¡Llega la comprometida subida del salario mínimo! Ha sido aprobada en el Consejo de Ministros del viernes pasado.

Algunos dicen que lo hemos hecho porque los cargos de Podemos tienen fijado su salario en base al salario mínimo. ¡Qué tontería! ¿No sería más fácil no tener un código ético como el nuestro y comernos la merienda nosotros solos?

Desde Podemos y desde Podemos Tres Cantos trabajamos por la gente y creemos que, para no perder la perspectiva, hay que limitar nuestros salarios dependientes de los organismo públicos. Desearíamos poder bajarlos (no sólo a nosotros, sino a todos los cargos públicos que viven por encima de nuestras posibilidades). Sería más adecuado que las corporaciones dispusieran de ese dinero en sus presupuestos y lo aplicaran según los principios democráticos que nos hemos dado. Pero esto no es posible de momento, y hacemos lo que sí se puede hacer.

Pero, sobre todo, si el salario mínimo sube, lo disfrutamos todos.

Sería fácil caer en la tentación de pedir a aquellos trabajadores que votan a partidos que se han negado a esta subida que renuncien a ella. Pero allá cada uno. En Podemos apostamos por la gente.

¡SÍ SE PUEDE!  ¡SE HA PODIDO!

Felices Fiestas.